LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS DECÍAN…

«¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?«