UNA POSTULANTE DICE…

«Jesús, nos parece increíble: tu cuerpo nos lo das, no te reservas nada, puesto que nos amas. Tú eres el Pan de vida«