LOS SANTOS PROCLAMAN…

…La gloria del Señor
En este día nos hemos unido intensamente a la alegría de toda la Iglesia, por la canonización de siete nuevos santos, Siete estrellas lucientes que brillan ya en el firmamento y nos sirven de luz y guía en nuestro camino hacia el cielo. 
Estos 7 santos proceden de diferentes países, tuvieron vidas muy diferentes, murieron a edades y de formas muy diferentes, pero los 7 entregaron por completo su vida por Jesús. Parece como si en este día el Señor quisiera decirnos: si éstos y aquellos ¿por qué no tú?. No importa de dónde seas, cual sea tu pasado, cuales sean tus habilidades o capacidades, la voz del Señor resuena para todos «Sed santos porque Yo soy Santo» Este mandato es una promesa pues el Señor da lo que pide y pide lo que da, «si tenemos esperanza podremos como estos siete santos escuchar de su boca siervo fiel y cumplidor pasa al banquete de tu Señor»
Aquí os les presentamos brevemente:

El francés Salomone Leclercq ( 1745-1792)  Hermano de las Escuelas Cristianas. Mártir, en plena Revolución francesa.


José Sánchez del Río (1913 -1928), niño “cristero”, asesinado con catorce años, en 1928, durante la persecución religiosa de México. Antes de morir escribió a su Madre diciendo «Nunca fue tan fácil ganarse el Cielo».


Nuestro muy querido Don Manuel González (1877-1940)que fue Obispo de Málaga y de Palencia. Apóstol de la Eucaristía se hizo de todo a todos para ganar a unos pocos y conducirles hasta el Sagrario. Vivió toda su vida en profunda unión con el Corazón Eucarístico de Jesús y realizó su «sueño pastoral» con la creación del Seminario de Málaga donde, al calor del Sagrario se dedicó a formar pastores conforme al Buen Pastor.


El sacerdote italiano, Ludovico Pavoni (1784-1849), fundador de la Congregación de los Hijos de María Inmaculada, nacido en Italia en 1784. Un sucesor de San Felipe Neri y precursor de San Juan Bosco; 
Alfonso María Fusco (1839-1910), fundador de la Congregación de las Hermanas de San Juan Bautista. También italiano, nacido en 1839, su pasión fue ayudar a los jóvenes pobres y huérfanos. 
José Gabriel del Rosario Brochero(1840-1914). Popularmente llamado el cura Brochero. Sacerdote argentino De él dijo el papa Francisco: «A lomos de una mula, conoció todos los rincones de su parroquia. No se quedó en la sacristía a peinar ovejas».
Elisabeth de la Santísima Trinidad(1880-1906) (Elisabeth Catez), francesa, carmelita descalza. Escritora mística, nos dejará una hermosa oración a la Santísima Trinidad, que comienza con estas palabras: «¡Oh, Dios mío, Trinidad a quien adoro! Ayudadme a olvidarme enteramente para establecerme en Vos, inmóvil y tranquila, como si mi alma estuviera ya en la eternidad…».