A LA MEMORIA DE UN «GRAN AMIGO»…