¡VIVA JESÚS SACRAMENTADO …

Que la lengua humana
cante este misterio:
la preciosa sangre
y el precioso cuerpo.
Quien nació de Virgen
Rey del universo,
por salvar al mundo,
dio su sangre en precio.
La palabra es carne
y hace carne y cuerpo
con palabra suya
lo que fue pan nuestro.
Hace sangre el vino,
y, aunque no entendemos,
basta fe, si existe
corazón sincero.

Contemplemos qué amor tan grande nos ha tenido el Señor, que ha querido quedarse para siempre con nosotros en el Sacramento del Altar.