MADRE GENOVEVA DICE…

«Jesús amaba y por eso pudo lavar los pies a Judas y lo toleró, sabiendo que le iba a vender. Jesús amaba, y por eso mira a San Pedro cuando acaba de negarle. Jesús amaba, y recibe a la Magdalena y deja que le unja los pies y los seque con sus cabellos mientras los otros lo censuran porque permite se le acerque la mujer pecadora. Jesús amaba, y defiende la mujer adúltera y dice: «Quien esté limpio, eche la primera piedra». Jesús ama y después de demostrarlo en su vida pública, muere por amor nuestro en una cruz y en medio de dos ladrones, y no contento con eso, nos ama más acá, nos ama hasta quedarse en el Sagrario, y allí solito espera que vayamos para consolarnos. Y nosotros ¿qué hacemos por Él? ¿Perdonamos, disimulamos, defendemos, ayudamos a nuestros prójimos? ¡Cuánta razón tenía Jesús para no recibir, para no humillarse, para no perdonar, para no usar caridad! Pero Jesús ama».