SANTA HILDEGARDA DE BINGEN DICE…

«La vida espiritual debe cuidarse con gran esmero. Al inicio implica duro esfuerzo, pues exige la renuncia a los caprichos, al placer de la carne y a otras cosas semejantes. Solo es preciso prestar inteligentemente atención a que el alma no se marchite».