TAL DÍA COMO HOY…

… 17 de Septiembre, pero del año 1884, Madre Carmen y las primeras hermanas se disponían a vestir el Santo Hábito de nuestra Congregación e iniciar su Noviciado. Se sienten gozosas, su corazón está incendiado en amor divino y con grandes deseos de dar gloria a Dios. Y que mejor fecha para hacerlo que la fiesta franciscana de la Impresión de las Llagas de Nuestro Padre San Francisco. Él también deseaba grandemente la gloria de Dios, le amaba profundamente, hasta el punto de desear sentir en si mismo el dolor y el amor que Él sintió cuando estaba en la Cruz. Escuchemos sus palabras: «Mi Jesús, sufriste por mi porque y me amaste porque sufriste por mi. Me amaste gratuitamente… No sufriste para redimirme sino para amarme y por amarme».