Santa Clara dice…

«El amor que no puede sufrir no es digno de ese nombre»