SAN JUAN DE LA CRUZ DECÍA…

«Una palabra pronunció el Padre, y fue su Hijo; esa Palabra habla siempre en el silencio eterno, y en el silencio tiene que ser escuchada por el alma«