EL SEÑOR DICE…

«Marta, Marta, andas inquieta y nerviosa con tantas cosas; sólo una es necesaria»