¡BENDITO SEA DIOS…

QUE TANTO NOS QUIERE!


Con estas palabras de nuestra Madre damos gracias a Dios por estos 131 años en que el Señor ha continuado sosteniendo nuestra congregación.
Todo comenzó el 8 de Mayo de 1884, con el sí generoso, definitivo y entregado de  una gran mujer que se abandona en las manos amorosas de Dios convirtiéndose así en su  instrumento para llevarlo a todos los hombres y mujeres que le rodeaban.

Un largo camino que se ha convertido en una «Gran Historia»  guiada a impulsos del Espíritu, que nos lleva a gritar al cielo: Gracias Madre, cuida a tus hijas para que ese deseo de santidad que brotó de tu corazón siga encendido en nuestros corazones.Bendice a cada una de las hermanas de la Congregación.

Que sea un día lleno de bendiciones ¡Muchas felicidades!


Madre Carmen, ruega por nosotros.