Y AHORA…

… ¿QUÉ PASA?

Terminado el ciclo de Navidad, comienza el tiempo ordinario. Comprende 34 semanas y se divide en dos etapas: la primera desde el 7 de enero hasta la Cuaresma y la segunda desde Pentecostés hasta el Adviento.

En este tiempo no se celebra ningún aspecto concreto del misterio de Cristo sino que se procura profundizar en sentido conjunto de la historia santa, sobretodo a través de una contemplación continuada del mensaje bíblico.

La importancia de este período del año para el crecimiento de la vida espiritual cristiana puede vislumbrarse por el mismo hecho de que abarca la parte más extensa del año litúrgico.

Desde NOVIPOST os animamos a vivir este tiempo ordinario como un momento para adentrarnos más en la vida pública de Jesús y a seguir sus huellas.