JEAN LAFRANCE DICE…

«No buscarías el rostro de Cristo en la oración si no hubieras ya sentido su mirada posarse sobre ti»