DEL EVANGELIO SEGÚN…

… SAN MARCOS

«Se levantó de madrugada y se marchó al descampado y allí se puso a orar. Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca.»
Él les respondió: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he venido.»

Jesús oraba, necesitaba comunicarse con el Padre, sólo así podría cumplir su Voluntad, demostrarle su amor, vivir sólo para Él…  no busca la alabanza ni el agradecimiento y sigue predicando sin fatiga, ayudando y librando de males a cuantos se van cruzando en su vida.

Aprendamos de Él a servir y amar a los hombres sin esperar ni su servicio ni su amor. Aprendamos de Él pues aún cuando mucho nos hayan querido, ¿qué es lo que nos queda?