SAN FRANCISCO DE PAULA DICE…

«Centrad vuestro pensamiento en la Pasión de nuestro Señor Jesucristo, que por el amor que nos tenía, bajó del cielo para redimirnos. Sufrió toda clase de tormentos de alma y cuerpo y no evitó suplicio alguno»