YO SOY…

… EL BUEN PASTOR.

«El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estrago y las dispersa. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas.» Jn 10 11-18.
Jesús Pastor de mi vida, te ofrezco mis manos para cargar a tantas ovejas descarriadas, para darme por completo y convertirme en instrumento de servicio.
Jesús Pastor peregrino, te entrego mis pies para caminar junto a Ti, los cerros más altos y llegar donde los hombres tengan hambre y sed de Ti.
Te doy mi corazón y todo mi ser, aumenta en mi el deseo de atraer almas hacia Ti, que al contemplar tu resurrección comprenda que tú tienes el poder para entregar la vida y para recuperarla; Jesús Buen Pastor conviérteme en oveja refugiada en tus brazos.