YO ESTOY CON VOSOTROS…

…TODOS LOS DÍAS HASTA EL FINAL DE LOS TIEMPOS

Jesús subió a los cielos para ser nuestro Mediador ante el Padre. Allí está
intercediendo por nosotros. Subió para rendir cuentas al Padre celestial de la
gran obra que había acabado en la tierra. La Iglesia nació, la gracia brota en
abundancia de su Cruz en el Calvario y se distribuye por los Sacramentos, la
deuda de justicia es pagada, la muerte y el infierno son vencidos, el Cielo es
abierto y el hombre es puesto en el camino de salvación. Jesús merecía este
glorioso recibimiento, al regresar a su hogar.


La Ascensión, además, es garantía de nuestra propia subida al Cielo, después
del Juicio de Dios. Jesús fue a prepararnos sitio en su Reino
y prometió volver para
llevarnos con Él.

Vayamos en espíritu con Jesús al Cielo y moremos allí. Sea esta nuestra
aspiración ahora en fe, esperanza y en caridad. Busquemos solamente los gozos
verdaderos.