VEN SEÑOR NO TARDES MAS…

ven que te esperamos…

El adviento es el
primer periodo del año litúrgico cristiano. Es un tiempo de
preparación para el nacimiento de Cristo. 

Con la mirada y el corazón puesto en Dios, esperamos al Salvador, esperamos la venida del Emmanuel, Dios -con- nosotros que viene a sacarnos de las tinieblas y a llenar nuestro ser de su infinito amor y alegría desbordante.
Madre del Adviento enséñanos a esperar a Jesús, como tú lo esperaste después de la anunciación.

Hemos de vivir este tiempo de Adviento al modo como Jesús nos
enseñó a hacerlo buscando y hallando en todas las cosas y en toda la historia
la huella de Dios.
Este Adviento queremos celebrarlo como
corresponde a quien cree por fe viva que, si la creación del mundo y del hombre
fue obra de amor, lo fue de amor más grande todavía el que tu Hijo, el Verbo,
tomara nuestra naturaleza para compartir con nosotros la historia,
reconquistara para ti el mundo y al hombre, y nos mostrara cuál es el camino
perfecto que nos
Sea, pues, éste nuestro compromiso: amarte y amar todas las cosas
salidas de tus manos.
Y sea esta nuestra oración: que todos los hombres conozcan
las maravillas de tu amor y se vuelvan a ti como hijos agradecidos. Ilumina las
mentes de cuantos todavía no te conocen; haz del adviento tiempo de esperanza y
de consuelo para quienes todavía no comprendieron tu mensaje salvífico como
itinerario de vida, justicia, paz, amo
r.