UNA NOVICIA DICE…

«Dios mío, yo te amo«