UNA NOVICIA DICE…

«Jesús, estás en el Sagrario como en la Cruz, mendigando nuestro amor, ¡qué puro, bueno y seguro eres…!»