UN HIMNO DEL SAGRADO CORAZÓN DICE…

«Mi Cristo, Tú sonríes, cuando te hieren sordas las espinas; si mi cabeza hierve, Señor, haz que te mire y sonría«