Tu oración semanal, 3 · febrero · 2013


Oración inicial


Ten piedad de mí, Señor Jesús, por mi incomprensión, por mi desprecio y por todas las veces que te he expulsado de mi corazón, conduciéndote al precipicio de mi ira, para echarte en el abismo de mi indiferencia. Frente a tantas fatigas y rechazos, ayúdanos, Señor, a comprender cómo el profeta acogido por los paganos y rechazado en su patria, manifiestas el drama de la humanidad, que acepta o rechaza tu salvación. Haz que en tu Iglesia no disminuya la valentía del anuncio misionero del Evangelio, y hazme también a mí un profeta valiente, para que confíe en Tu Fuerza y en Tu Misericordia… 

Paz, fe, amor y esperanza

Creí ser

He dado un pan a un pobre.

Creí haber sido caritativo; en cambio era justicia,
porque yo tengo mucho pan y él tiene hambre. 
He guiado a un ciego por un tramo de calle. 
Me sentía bueno; en cambio era justicia, 
Porque yo veo y él no.