TU ERES MI HIJO AMADO ..

… MI PREDILECTO.


Hoy celebramos la fiesta del Bautismo del Señor, con el cual concluye el tiempo de Navidad.
Así se ha terminado el tiempo de los “cielos cerrados”, que indican la separación entre Dios y el hombre, como consecuencia del pecado. Él quiso hacerse uno de nosotros asumiendo nuestra carne para hacer a Dios accesible al hombre.
 Así la tierra se ha convertido en la morada de Dios entre los hombres y cada uno de nosotros tiene la posibilidad de encontrar el Hijo de Dios, experimentando todo el amor y su infinita misericordia.

Con el Bautismo de Jesús,  no solo se abren los cielos, sino Dios habla nuevamente haciendo resonar su voz: «Tu eres mi Hijo amado: en Ti me he complacido» (Mc 1,11). La voz del Padre proclama el misterio que se esconde en el Hombre bautizado por el Precursor.


Pidamos a la Santísima Virgen María que nos acompañe en este camino que comenzamos el día de nuestro bautismo convirtiéndonos hijos de Dios, Que Ella nos ayude a crecer en el amor hacia Dios y en la alegría de servir al Evangelio, siendo signo vivo de Cristo en el mundo.