TE ACOMPAÑAMOS JESÚS…

… EN ESTA SEMANA DE PASIÓN

Cristo padeció por nosotros, 
dejándonos un ejemplo 
para que sigamos sus huellas. 
Él no cometió pecado 
ni encontraron engaño en su boca; 
cuando lo insultaban no devolvía el insulto; 
en su pasión no profería amenazas; al contrario, 
se ponía en manos del que juzga justamente.
Cargado con nuestros pecados, subió al leño, 
para que, muertos al pecado, 
vivamos para la justicia. 
Sus heridas nos han curado. (1P 2, 21-24)