SEÑOR, QUEREMOS SER SANTAS…

… COMO SAN JOSÉ.

San José bendito, queremos felicitarte y agradecerte el ejemplo de tus virtudes. Concédenos imitarlas para que crezcamos en nuestra vida interior y junto a ti seamos cada día más del Señor.

Concédenos, Señor, su silencio, en el que meditaba todo en su corazón, abandonándose a tus planes y aceptando tu Voluntad.

Concédenos su fe, que no sucumbió ante la oscuridad porque estaba apoyada en la confianza en Ti.

Concédenos su fidelidad, para que toda nuestra vida, igual que la suya, sea un himno agradable en tu Presencia.

San José bendito, te damos gracias porque escuchas nuestra oración, y desde que te invocamos no has dejado de enviar vocaciones a nuestra Congregación. A ti, que eres patrono de las vocaciones, te pedimos: sigue intercediendo ante tu Hijo para que fortalezca a los jóvenes que llama y respondan con generosidad.

San José, postulantes; pronto y abundantes.