SANTA TERESA DICE…



» Especialmente el Evangelio me interpela durante mi oración interior; en él encuentro todo lo que necesita mi alma. En él descubro continuamente las nuevas perspectivas, contenidos escondidos y misteriosos».