SAN IGNACIO DECÍA…

«Que os ame, Dios mío, y que el único premio de mi amor sea amaros cada día más«