SAN FRANCISCO DICE…



«Te ruego, oh Señor, que la fuerza abrazadora y
dulce de tu amor arrebate mi alma de en medio de todas las cosas que existen bajo el cielo,para que yo muera por el amor de tu amor, ya que tu te has dignado morir por el amor de mi amor.»