SAN AMBROSIO DICE…

«Señor, toma este corazón de piedra, y dame un corazón de hombre: un corazón que te ame, que se alegre en ti, que te imite y te complazca».