San Agustín dice…







«Era como si oyera una voz de lo alto: soy el alimento de los fuertes; ¡crece y aliméntate entonces en mí! Pero tú no me transformarás en ti como un alimento corporal, sino que tú serás transformado en mí».