¿QUIÉN SERÁ LA MUJER RADIANTE COMO EL SOL…

… VESTIDA DE RESPLANDOR? ¡MARÍA ES!


¡Qué alegría Señora!,
reina soberana,
que ha llegado el logro
de vuestra esperanza.
¡Qué alegría!, que tienen
término las ansias
que os causa la ausencia
del Hijo que os ama.
¡Qué alegría!, que al cielo
para siempre os llama
el que cielo y tierra
os llenó de gracia.
¡Oh quién os siguiera
con veloces alas!
¡Quién entre tus manos
la gloria alcanzara!
Para que seamos
dignos de tu casa,
hágase en nosotros
también su palabra. Amén.