¿QUIÉN CAUSA TANTA ALEGRÍA?…

…¡La Concepción de María!
El día 8 celebramos con gozo toda
la Iglesia Universal 
LA INMACULADA CONCEPCIÓN
 DE LA VIRGEN MARÍA ’’.
María para todos los Cristianos
Católicos es motivo de alegría.
En primer lugar, porque en ella vemos
el primer fruto de la redención; además, a través de María, podemos comprender
mejor en qué consiste la santidad. En su concepción Inmaculada hay un privilegio
singularísimo: Dios la preservó de todo pecado en orden a su maternidad divina.
La Inmaculada,  obra maestra del amor de Dios,
va a colaborar con todo su
ser, a la mayor manifestación de ese amor: Dios nos va a dar a su propio Hijo.
En la vida de María encontramos
sufrimiento, pero nunca 
frustración. Ella va a pasar por la oscuridad de la fe,
pero nunca se va a sentir descolocada. Es así,  porque ella quiere lo que Dios quiere y por
eso se mueve siempre en esa armonía profunda.

Nosotras, como María, queremos
seguir el camino de nuestra vocación. La belleza de la llena de gracia nos
colma de alegría y, al mismo tiempo, nos estimula a abrirnos al amor de Dios.
Contamos con su ejemplo y con su intercesión.