Queremos que compartáis nuestra alegría…

15 octubre 2011

Colegio San José. Mataró, Barcelona

La Eucaristía de paso de etapa de nuestra fraternidad de Paz y Bien del Colegio San José fue un momento muy significativo para nuestra vida…

Con todos vosotros de nuevo. Queremos que compartáis nuestra alegría. La Eucaristía de
paso de etapa de nuestra Fraternidad de Paz y Bien del Colegio San José fue un momento muy significativo para nuestra vida como cristianos y como miembros del Movimiento Paz y Bien.

Contamos, por supuesto, con la gracia del Señor para ser fieles a lo que prometimos y renovamos.

Contamos también con vuestra oración. Gracias.

También compartimos uno de los testimonios de profesión de fe personal de hermanos de la fraternidad.

CREDO

Aunque nuestra respuesta es personal, no podemos desligarla de nuestra unión matrimonial, por lo que hemos decidido escribirla juntos, porque es fruto de una decisión madurada entre «tres», o mejor dicho, de UNO, JESÚS.

-Creo en Dios, mi Padre, mi Guardián y mi dueño.

-Creo en Jesucristo, Esposo de mi alma, que nos une en su solo cuerpo y un solo corazón, y que da sentido a nuestras vidas.

-Creo en el Espíritu Santo, fruto del AMOR DEL PADRE Y DEL HIJO y que alimenta y fortalece NUESTRO AMOR. Dulce melodía que convierte en miles de colores el diario vivir. Flor hermosa, que desprende la fragancia del perdón, el diálogo, la chispa de la alegría y la ilusión.

-Creo en mi Madre la Iglesia; en la voz del dulce Cristo en la Tierra que prolonga las palabras del mismo Dios; en la comunidad de hermanos concretada en mi PARROQUIA y en mi fraternidad de PAZ Y BIEN.

-Creo en la Comunión de los Santos, en el valor de la ofrenda y  el sufrimiento.

-Creo en la intercesión y en la guía de AQUELLOS que VIVEN en TOTAL COMUNIÓN en el  CIELO del  CORAZÓN de Dios mi Padre, Esposo, Amor. Especialmente de Madre Carmen en la que encuentro el CANAL por donde se cuela  esa TERNURA DIVINA.

-Creo en mi Madre, María Auxiliadora, Pilar de mi vida, consuelo en la enfermedad.

-Creo en la resurrección de la carne porque sé que TODA ALEGRÍA, y todo dolor  ES SEMILLA PASCUAL. Aunque tengo miedo al dolor, creo en su poder fecundo y redentor.

-Creo en la vida del mundo futuro porque la tierra es YA EL CIELO, DON Y TAREA. Juntos hemos gustado esta dicha del Corazón de Dios.

Juntos sentimos la llamada a hacerlo VIDA, AQUÍ, AHORA, CONTIGO.

Sabemos y creemos que Dios, Padre y Creador nos ha llamado a colaborar con El en la obra de la creación y ha entretejido en nuestras entrañas el don de la VIDA, HIJOS para el cielo, en el misterio de esa maternidad y paternidad espirituales.

Sabemos y hemos experimentado la fuerza del amor más grande y cómo este vence todo mal. Somos conscientes de nuestra debilidad y de cómo en muchas ocasiones actuamos desde ese corazón de piedra que llevamos dentro.

Por eso, y por más, no podemos VIVIR  si nos falta la oración, la Palabra, la gracia de los Sacramentos, especialmente si no COMEMOS A JESÚS en la EUCARISTÍA, y no nos dejamos bañar por su Sangre y por la Reconciliación.

Llevamos este TESORO DE LA FE EN VASIJAS DE BARRO y una y otra vez no podemos dejar de proclamar.

«BENDITO SEAL EL SEÑOR QUE TANTO NOS QUIERE». Amén.

Y desde la pobreza, la humildad del corazón queremos decir SÍ, adelante a este nuevo «paso» que nos brinda el movimiento Paz y Bien, para seguir luchando contra el mal solo con el bien, y para llegar a construir una fraternidad donde de una vez por todas nos sintamos algo más que amigo, HERMANOS…

Puedes ver desde aquí las fotografías y escribir algún comentario de ellas en Picasa.