QUE SOY ERA…

… INMACULADA CONCEPCIÓN.


Son las palabras que la niña Bernardette Soubirous oyó de labios de la Virgen Santísima el 25 de Marzo de 1858.

La Virgen es la Madre y compañera de la Iglesia, ella nos trajo a Jesús cabeza de la Iglesia, ella estuvo en el cenáculo con los apóstoles y vio nacer también a la Iglesia en Pentecostés pero su compañía y su protección no terminaron allí, María se ha hecho presente a lo largo de toda la historia de la Iglesia haciendo ver que Dios sigue cuidándonos y regalándonos a su Madre.

Prueba de ello son las apariciones de Lourdes que confirmaban el dogma de la Inmaculada Concepción 4 años después de que fuera proclamado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854.

Por ello hoy celebrando a Nuestra Señora de Lourdes le pedimos a la Virgen que interceda por sus hijos, especialmente por los enfermos para que vean en ella una Madre en quien poner su confianza, María no nos suelta, su Corazón de Madre sigue acompañándonos.