¡PUEBLOS TODOS BATID PALMAS…

…ACLAMAD A DIOS CON GRITOS DE JÚBILO!

Con este salmo damos comienzo a la semana más intensa del Año Litúrgico: Semana Santa. Los católicos no sólo estamos invitados, sino que debemos dedicarnos con más intensidad a la oración y reflexión de los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Vivamos la Semana Santa acompañando a Jesús con nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados.
La Liturgia de hoy, en medio del júbilo, nos recuerdan lo que en estos días vamos a celebrar: que Cristo muere por el amor que nos tiene.

No dejemos que se nos pase una Semana Santa más, sino que aprovechemos todas las gracias que estas celebraciones nos traen.