PADRE BERNABÉ DECÍA…


«Dios sólo me basta y a Él se enderezan todas mis aspiraciones«