NUESTRO CARISMA ES FRANCISCANO…

NOS LLEGA A TRAVÉS DE MADRE CARMEN
Por eso hoy en novipost estamos de fiesta por partida doble.
 Hoy conmemoramos en
primer lugar la impresión de las llagas de nuestro seráfico Padre San
Francisco. Él, cuya vida fue una completa y continua configuración con Cristo
pobre y crucificado, tanto que fue llamado “Alter Cristus”, el otro Cristo,
habiéndose asemejado en todo a nuestro Señor durante su vida, para hacerle ya
semejante también en esto, recibió de nuestro Señor la gracia de llevar las
huellas del Crucificado en su propia carne. Así fue como selló el Señor una
vida entera de amor a la cruz y al crucificado, aquel que repetía inundado de
amor, conozco a Cristo pobre y crucificado no necesito más, recibió el don
eximio de ser crucificado con su Dios. A partir de este momento Francisco podrá
decir con San Pablo “vivo pero ya no soy yo el que vive, es Cristo quien vive
en mí”
También hoy conmemoramos la toma de hábito de nuestra Madre
Carmen. Esta fiel esclava del Señor no podía sino  seguir las huellas de
Francisco, vistiendo el 17 de septiembre de 1884 el sayal franciscano. Madre
Carmen es también una enamorada de la Cruz que toda su vida repetirá con
Francisco “Conozco a Cristo pobre y crucificado, no necesito más”. La cruz será
también el sello que habiendo marcado su vida como casada y como viuda la
acompañará también en esta nueva etapa de religiosa Terciaria Franciscana de
los Sagrados Corazones. Al tomar el hábito nuestra Madre re-confirma al Señor:
Sí Jesús mío quiero acompañarte en el camino del Calvario y vivir contigo cada
momento, porque soy tu sierva fiel.