MES DE MAYO…

… MES DE MARÍA.

«María siguió paso tras paso a Jesús en su maternal peregrinación de fe. Lo siguió a través de los años de su vida oculta en Nazaret; lo siguió también en el periodo de la separación externa, cuando Él comenzó a «hacer y enseñar» en Israel; lo siguió sobretodo en la experiencia trágica del Gólgota. Mientras María se encontraba con los apóstoles en el cenáculo de Jerusalen en los albores de la Iglesia, se confirmaba su fe, nacida de las palabras de la anunciación». (RM 26)

María nos fue dada como Madre al pie de la Cruz. Desde entonces no ha dejado a sus hijos. Ella se fio de Dios por el anuncio del ángel; siguió fiándose de Jesús en la tierra, aún sin entender; y, por último, sostuvo su fe en la de los apóstoles, convirtiéndose sin cesar en la fe del Pueblo de Dios en camino.

En este mes de mayo, dedicado a María, no dejemos de acudir a ella con nuestra plegaria, sabiendo que siempre intercede por nosotros.