LOADO SEAS, MI SEÑOR

…por quienes llamas a tu servicio 

Esta semana la familia franciscana
está de fiesta celebramos a San Francisco de Asís,que cautivó la imaginación de sus contemporáneos presentándoles la pobreza, la
castidad y la obediencia con la pureza y fuerza de un testimonio radical. Llegó
a ser conocido como el
Pobre de Asís por su desposorio con la Dama pobreza. 

 Todo en él refleja un alma en la que
Dios lo era todo, sin división; un alma que se nutría de la verdad del Evangelio y que se había entregado enteramente a Cristo
crucificado.


San Francisco tuvo un
corazón alegre y humilde. Supo dejar no sólo el dinero de su padre y
también supo aceptar la voluntad de Dios en su vida. Fue capaz de ver la
grandeza de Dios y la pequeñez del hombre. Veía la grandeza de Dios en la
naturaleza.
Sabe
contagiar ese entusiasmo por Cristo a los demás. Predicar a Dios con el ejemplo
y con la palabra.
San Francisco lo hizo con Santa Clara y con sus seguidores
dando buen ejemplo de la libertad que da la pobreza, el valor del sacrificio. a
vivir con sencillez y con mucho amor a Dios. Lo más importante para él era
estar cerca de Dios. Su vida de oración fue muy profunda y era lo primordial en
su vida. Les dejamos la bendición de san Francisco.
Señor te bendiga y te
guarde.
Te muestre su rostro y
tenga
piedad de ti.
Te dirija su mirada y te
de la paz 
El Señor te bendiga