LO QUE YO ESTABA BUSCANDO SÓLO ME LO PODÍA DAR EL SEÑOR…

¡Hola! Mi nombre es María Teresa, soy de Antequera. Me gustaría compartir con vosotros el por qué estoy aquí, en este lugar tan especial como es el noviciado de las Hermanas Franciscanas de los Sagrados Corazones y del que formo parte desde el pasado 8 de septiembre.

En mi testimonio no vais a encontrar grandes cosas porque desde siempre el Señor se ha hecho “notar” en mi vida desde lo más pequeño lo cual no significa que no haya sido desde lo más importante.

En primer lugar tengo que agradecer a toda mi familia el apoyo que me han dado desde que manifesté mi deseo de seguir al Señor y muy especialmente, a mi madre y a mis hermanos los cuales, me han ayudado mucho para dar este paso y llegar hasta aquí. Sólo deseo que el Señor los bendiga a todos y los fortalezca por su comprensión. A mis amigas también tengo que mencionarlas porque me han demostrado y sobre todo en estos momentos, el verdadero sentido de la palabra Amistad. A todos de corazón ¡GRACIAS!

Bueno… ahora sí que me dispongo a narrar lo acontecido hasta el momento que me ha llevado a dejarlo todo por el Señor, como muchos ya me conocéis y para aquellos que no, quiero decir que desde pequeñita y hasta hace unos meses que he terminado magisterio, he estudiado en el colegio María Inmaculada, lugar en el que me han ido educado y enseñando junto con mi familia, que:

«Para ser feliz no hay que poseer grandes cosas sino que en lo más pequeño se encuentra lo que realmente importa… «

Puedes seguir leyendo aquí mi testimonio completo…