LA SANTIDAD CONSISTE…

EN ESTAR SIEMPRE ALEGRES.

La semilla de Don Bosco se extendió por todo el mundo; hoy está presente en 130 países.
El pasado 25 de Septiembre acogimos la urna con la reliquia de San Juan Bosco. Para todos los antequeranos ha sido una bendición de Dios el poder tener entre nosotros a este sacerdote que, con entusiasmo y alegría, supo transmitir a los jóvenes el espíritu vivo de Dios. Junto a él queremos mirar, como a hijos, a aquellos que nos han sido encomendados, para que, a imitación de de Jesús, sembremos en sus corazones el amor de Dios y la alegría de saberse amados.
Nosotras, al igual que Don Bosco, queremos:
«Amar aquello que aman los jóvenes y así ellos aprenderán a amar lo que nosotros queremos que amen»