SAN ANTONIO DE PADUA DICE…

«La puerta del cielo es baja, y quien quiere entrar debe necesariamente inclinarse. Nos lo enseñó el propio Jesús, Quien al morir, inclinó la cabeza».