HOY CELEBRAMOS …

… SANTA TERESA BENEDICTA DE LA CRUZ.


¿Qué lleva a una joven judía, profundamente arraigada en su fe, a la fe católica? la búsqueda de la verdad. Y, ¿cuál es la verdad para esta joven estudiante de filosofía? Ella misma lo dice: «Quien busca la verdad, busca a Dios, sea o no consciente de ello».

Esta joven es Edith Stein a quien el encuentro con Cristo crucificado cambió el curso de su historia.
Desde aquel momento, supo completar con el Evangelio lo que le faltaba a su fe judía, porque con Jesús todo tenía sentido. Esto exclamaron sus labios, tras la lectura de la vida de Santa Teresa: «¡Esta es la verdad!». Y dejándolo todo salió en su busca.
Ahora su vida ya no le pertenecía, era de Cristo. Siempre tuvo claro lo que hacer en cada momento y sin renegar de quién era, de sus orígenes, abrazó la palma del martirio que la uniría definitivamente a la Verdad que tan intensamente buscó.
El ejemplo de esta joven mártir nos lleva hoy a preguntarnos, ¿dónde está mi verdad? ¿dónde la busco?… Ella buscó la verdad hasta encontrarla. Nosotros vivimos con la Verdad hecha Pan de Vida, pero, ¿sabemos reconocerla? Aprovechemos cada momento, cada detalle, cada contradicción pues » todo es gracia» y, como Santa Teresa Benedicta de la Cruz, sepamos arriesgar todo por quien es TODO hasta exclamar «¡no me arrepiento de haberme entregado al Amor».