HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR…

HÁGASE EN MÍ SEGÚN TU PALABRA.

Hoy es un día grande, un día de gozo y alegría, hoy se anuncia el misterio de nuestra Salvación, de nuestra Redención.

Hoy se cumplen las profecías, Dios es fiel y nos mira con amor y misericordia porque ha puesto sus ojos en su humilde esclava,su sierva, en quien se ha fijado para darnos un Salvador,para librarnos de la esclavitud del pecado.

Hoy debemos exultar de gozo al lado de nuestra Señora y, como ella, decir al Señor: ¡He aquí la esclava! para que obre en nosotros, en cada uno, las maravillas de su amor y que, junto a ella, también nosotros sepamos encarnar al Verbo en nuestro corazón y darlo a los demás.
También celebramos la Jornada por la Vida, celebrar y recordar el «Sí» de María nos mueve a ofrecer nuestra voz a aquellos que en el seno de sus madres, aún no tienen voz, y a promover una cultura a favor de la vida.
¡Estamos invitados a reconocer el regalo de la vida.!