«HÁGASE EN MÍ…

… SEGÚN TU PALABRA.

 Nos disponemos a emprender el último tramo de este camino de adviento, de la mano de nuestra Madre, la Santísima Virgen María. Ella nos enseñará a disponer nuestro corazón para hacerle una digna morada y que venga a habitar en él.

Con la mirada y el corazón puesto en Dios, esperamos al Salvador, esperamos la venida del Emmanuel- Dios con nosotros- que viene a sacarnos de las tinieblas y a llenar nuestro ser de su infinito amor y alegría desbordante.

Madre del Adviento enséñanos a esperar a Jesús