GUÁRDAME…

…TODA PARA EL SEÑOR.

¿Quién ha dicho -¡qué locura!- que de Osuna ni la luna? Este tópico el Señor lo ha roto eligiendo a una ursaonense. ¿Y quién es ella? Dos pistas que son claves: es de Osuna y se llama como una novicia que… es de Osuna. Icreíble pero cierto, nuestra nueva hermana se llama : Rocío.

Ella se une a la voz del Salmista diciendo: «Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro» (Sal.26). Una vez que el Señor se hace el encontradizo, uno no puede olvidar su mirada. Esto es lo que le ha ocurrido a nuestra hermana Rocío. El Señor apareció en su vida y la cambió por completo.

Ha llegado en el tiempo de Adviento y esto nos hace darnos cuenta de que no sabemos ni el día, ni la hora en que el Señor viene, por eso hemos de estar vigilantes, porque el Señor quiere entrar en nuestro corazón.
Pero dejemos que sea ella la que nos explique este salmo. Hermana Rocío, ¿qué significa para ti?

«Sin saberlo te estuve buscando, Señor, durante todos estos años. Aparecías en acontecimientos y a través de personas cercanas a mí, pero no te veía. Sin embargo, a principios de septiembre viniste a mí y y desde entonces ya nada ha sido igual. Ahora que el camino acaba de empezar te pido desde lo más profundo de mi alma: Ayúdame en todo momento, agárrame y no me sueltes porque sin ti no puedo».

Pronto podrás leer mi testimonio completo…