¡¡FRANCISCA PARA SIEMPRE QUIERO SER!!

      Hoy nos desborda el gozo y la
alegría porque nuestra 
Hna. Yerling,  vistió el santo Hábito e inició el camino en
la Vida Religiosa como miembro de nuestra Congregación.
Para ella y para todas
nosotras, te pedimos Madre  que, nada sea capaz de distraernos de
nuestro  objetivo: ser santas y  religiosas perfectas,
y seguir, así, el
ejemplo de nuestra Beata Madre Carmen.
Que seamos mujeres de Sagrario y, a los
pies del Corazón que allí habita, oigamos cada día su llamada, descubramos lo
que realmente da sentido a nuestra entrega, y respondamos con total fidelidad.