ESTE ES EL TIEMPO…

Estad en vela para estar preparados. Con mucha alegría y  espíritu de recogimiento comenzamos el Adviento, y con él, un nuevo año litúrgico.
El Adviento nos hace mantener viva la esperanza en la segunda venida del Señor y a tener los ojos abiertos y el corazón atento a las constantes visitas que el Señor nos hace día a día. También durante estas cuatro semanas las lecturas nos ayudan a preparar nuestro corazón para el nacimiento de Jesús, y nos invitan a decir con más fuerza «VEN, SEÑOR JESÚS».
Pidamos a María que nos acompañe en nuestro caminar, repitiendo en nuestro interioi: ¡María, haz que Jesús nazca en mí!