ESCÓNDEME EN EL HUECO…

… DE TU CORAZÓN

Decía San Agustín: «Dios ha creado nuestro corazón para Él, y éste permanecerá inquieto hasta que no descanse en Él».

La Iglesia celebra durante todo este mes de junio, y en especial el viernes 11 de junio, la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús; y nosotras, como Franciscanas de los Sagrados Corazones, sentimos la necesidad de unirnos cada día más a Él.

El Corazón de Jesús está traspasado de Amor por cada uno de nosotros. En Él podemos aprender los sentimientos y actitudes propias de los escogidos de Dios. En Él queremos que esté siempre nuestro pensamiento, nuestras aspiraciones.

Miremos, especialmente durante este mes, su Corazón; adentrémonos en Él y escuchemos en el silencio aquella pregunta que Jesús le hizo a Pedro: «¿Me amas más que éstos?» Y cada uno, desde la vocación a la que ha sido llamado, respondámosle, con nuestros labios y con nuestras obras: «Señor, Tú lo sabes todo, Tú sabes que te amo; pero aumenta mi amor por Ti».

Desde el Corazón de María, déjate amar por el Corazón de Jesús y permanece en silencio para que puedas oír los latidos de su Corazón, y así, ser testimonio en el mundo del gran Amor que Dios nos tiene. Hacemos nuestras las palabras del Papa Juan Pablo II y de Benedicto XVI: «No tengáis miedo. Cristo no quita nada, Él lo da todo».

«Mirarle, habéis, aquel costado abierto, descubriendo su Corazón y entrañable
amor con que nos amó, cuando quiso fuese nuestro nido y refugio»

(Santa Teresa)